On Air Now Viva FM Orlando Midnight - Midnight Email
Now Playing Detalles Oscar D Leon Download

Shanghái teme una nueva cuarentena mientras millones de personas se someten a la prueba de covid-19 en medio de un calor sofocante

Millones de residentes de Shanghai desafiaron el calor sofocante este martes para hacer cola para las pruebas obligatorias de covid-19, ya que el creciente número de casos y la aparición de una subvariante de ómicron altamente infecciosa provocaron nuevos temores de un retorno a una cuarentena masiva.

 

Las autoridades de Shanghai ordenaron que la mayoría de los 16 distritos de la ciudad se sometan a dos rondas de pruebas entre este martes y jueves, después de que se detectara un caso de la nueva subvariante BA.5.2.1 en la comunidad el 8 de julio.

La variante BA.5, altamente transmisible, se está extendiendo rápidamente por todo el mundo y las autoridades chinas la consideran una gran amenaza, ya que es el último país importante que se adhiere a una estricta estrategia de cero covid.

Se han notificado nuevas subvariantes de ómicron en varias ciudades chinas, como la capital, Beijing, la ciudad portuaria nororiental de Dalian y la ciudad central de Xi'an, que estuvo cerrada durante siete días por el brote.

El aumento de los casos —y las restricciones que los acompañan— se producen mientras una abrasadora ola de calor azota el país. En Shanghái, las autoridades elevaron este domingo el nivel más alto de alerta roja, ya que las temperaturas alcanzaron los 40 grados Celsius (104 Fahrenheit).

El calor sofocante ha hecho que las pruebas masivas sean aún más insoportables para los residentes —algunos de los cuales tienen que hacer cola durante horas— y para los trabajadores de covid, que se cubren de pies a cabeza con equipos EPI herméticos.

En las redes sociales chinas, se hicieron virales las fotos de trabajadores con trajes de protección contra riesgos tumbados sobre bloques de hielo, mientras que los expertos en salud advertían de la posibilidad de un golpe de calor entre los trabajadores de covid, que pasan largas horas a la intemperie con gruesas prendas de protección.

En Shanghái se produjo un aumento de las infecciones a principios de este mes, debido a un brote vinculado a un bar de karaoke. En los últimos 10 días, se han registrado más de 400 casos.

El creciente brote alimentó los temores de que el centro comercial se dirija de nuevo a un cierre masivo, apenas unas semanas después de que sus residentes salieran de dos meses de agotador confinamiento en casa.

La ciudad, de 25 millones de habitantes, puso fin a su confinamiento en toda la ciudad a principios de junio, pero ha seguido imponiendo duras restricciones, entre las que se incluyen implacables pruebas y cuarentenas repentinas en los recintos donde se han encontrado casos de covid.

Desde el martes, 240 barrios de Shanghái han sido marcados como zonas de riesgo medio o alto por el covid y han sido confinados.

Las autoridades de Shanghái han negado repetidamente que sea inminente una cuarentena de toda la ciudad, pero eso no ha convencido a los residentes, que señalaron que las autoridades también habían hecho afirmaciones similares en marzo en el período previo al anterior confinamiento.

Este lunes, dos comités de vecinos de Shanghái dijeron que los residentes deberían "preparar alimentos y medicinas que puedan durar 14 días en casa, para estar seguros".

Una trabajadora sanitaria pone las manos en un bloque de hielo delante de un ventilador para refrescarse en un puesto de pruebas de Covid en Shanghai el 12 de julio.

Los avisos, tras ser ampliamente difundidos en Internet, causaron pánico entre los residentes, muchos de los cuales están marcados por su prolongado aislamiento en abril y mayo, que provocó una escasez generalizada de alimentos y bloqueó el acceso a la atención médica.

En respuesta al alboroto, un trabajador del comité vecinal dijo al periódico estatal Health Times que la propuesta tenía por objeto preparar a los residentes para el creciente brote, ya que los contactos cercanos —así como los contactos secundarios— de un caso infectado también pueden provocar el confinamiento del barrio.

"Bien, pasemos toda nuestra vida viviendo con el miedo a la escasez de alimentos y la sombra de acaparar las necesidades diarias", decía un comentario en Weibo, la plataforma china similar a Twitter.

"Han pasado más de tres años, ¿cuándo se acabará? ¿Cuántos trienios tiene la gente en su vida? Ya es suficiente", dijo otro.

More from Kris Rojas

Listen Live