On Air Now Viva FM Orlando Midnight - Midnight Email
Now Playing Download

Rebeca Zambrana le da un brillo femenino a la trompeta

Hace 24 años forma parte de la orquesta del cantante Gilberto Santa Rosa.

La tarima es el segundo hogar de la trompetista Rebeca “Becky” Zambrana y sus colegas músicos son su familia extendida.

A través de su instrumento canaliza sus sentimientos, fortalezas y también debilidades. Lo hace con la experiencia y madurez alcanzada después de más de cuatro décadas destacándose en la música popular, especialmente en la salsa como miembro de la orquesta del cantante Gilberto Santa Rosa desde hace 24 años.

Es un lugar que se ganó a fuerza de talento, estudio y sacrificios. No ha sido un camino fácil, reconoció, pero mucho menos imposible. “¿Quién dijo miedo?” es su lema y desde ese carácter valeroso logró ubicarse desde temprana edad en una línea de instrumentación mayormente dominada por hombres.

Le ha tocado lidiar con situaciones en las que, tanto colegas músicos como público, se le acercan para corroborar si realmente está tocando, o tener que ver la expresión de rareza entre sus compañeros de viento metal al encontrarla en la tarima. “¿Y ella?”, “¿Toca?”, “¿En serio?”, son el tipo de reacciones que observa, sobre todo fuera de la Isla, donde no conocen su trayectoria como instrumentista.

Hasta que no se logre romper con este estereotipo de que las orquestas tienen que ser solo hombres y no un balance entre hombre y mujer, hasta que no se rompa eso, va a seguir siendo un poquito difícil”

-Rebeca "Becky" Zambrana, trompetista

Natural de Carolina y madre de dos hijas, Becky Zambrana tomó su primera trompeta de la mano de su madre, quien fue trombonista y hubiera deseado que le siguiera los pasos en su instrumento, pero su destino artístico la llevó por otro rumbo no muy lejano. Su padre también fue músico, cuatrista, así que la influencia del arte musical se dio de forma natural dentro del mismo núcleo familiar.

Durante su niñez tomó clases de teoría y solfeo e integró a la banda de la Congregación Mita, a la que pertenecieron sus padres. En la Escuela Libre de Música de San Juan, donde cursó de séptimo grado a cuarto año, conoció a una de sus mentoras.

De séptimo a cuarto año, cultivó su talento en la Escuela Libre de Música en San Juan.

“Fue bien bonito, porque lejos de tener una base clásica, tuve una excelente maestra, trompetista de la Sinfónica de Puerto Rico, llamada Nilda Pérez de Ledoux (fallecida), y ella fue mi ejemplo de seguir en ese entonces”, recordó. “Luego paso a la Universidad de Puerto Rico y sigo mis estudios de trompeta con el profesor Roberto Ramírez y lo bonito de ambas experiencias es que formé parte, no solo de agrupaciones de música clásica, sino también de talleres de música popular. Es ahí cuando incursiono en los big bands, en aquel entonces dirigida por Víctor Vázquez, y comienzo a entender el lenguaje de lo que es tocar la música popular”.

Su primera experiencia en el ámbito popular la tuvo a los 15 años de edad, acompañando al cantante Wilkins.

“Eso fue una experiencia para mí fascinante, porque venía de tocar con la Sinfónica, con la Filarmónica de Puerto Rico, y de pertenecer a conjuntos clásicos y de metales, pasar a este otro plano musical, eso me abrió puertas”, dijo.

El acercamiento con “El Caballero de la Salsa” la tomó por sorpresa al terminar una de las presentaciones que hizo por muchos años junto con la Orquesta César Concepción, bajo la dirección de Nicolás de Nogueras, en el hotel Caribe Hilton en San Juan.

“Se me acercó al final de la presentación, y me dijo, ‘Me gustaría mucho que formaras parte de mi orquesta’. Nunca había hablado con él, y tener a Gilberto Santa Rosa, el máximo exponente en Puerto Rico en este género salsa, wow!, mi contestación se la puedes preguntar, fue: ‘Claro, ¿cuándo empezamos?’”, compartió del inicio de una relación profesional que la ha llevado a viajar el mundo para exhibir sus quilates en el ejecución musical.

 Goza el respeto y admiración de sus colegas en la sección de viento metales.

“A lo largo de estos años como músico profesional, la música me ha brindado la oportunidad de expresarme. Para mí la música es la herramienta esencial para poder canalizar todas mis energías, las ideas, los sentimientos, proyectarlos por medio de mi instrumento. Entonces, al ser mujer, trato siempre de darle ese toque, sensible; claro, el sonido de la trompeta es fuerte, pero a la hora de ejecución, de quizás un solo, busco darle mi toque femenino”, destacó la músico, de 51 años.

“Siempre me he sentido cómoda, ya que he procurado que siempre prevalezca el respeto y la cordialidad cuando trabajo al lado de compañeros músicos hombres. Siempre he gozado del apoyo y de la admiración de ellos. He conocido y he compartido tarima con excelentes músicos varones, y procuro ser receptiva y tomar de cada uno lo mejor musicalmente hablando”, abundó.

Vivo agradecida del señor Santa Rosa, porque adicional a ser un excelentísimo jefe, ha sido un gran consejero para mí, un gran amigo, un gran apoyo, porque cuando me conoció sabía que tenía dos hijas, y que todo lo que tuviese que hacer, lo iba a hacer por ellas”

-Becky Zambrana, trompetista

Al mirar atrás, esta mujer de personalidad alegre no oculta su emoción por los momentos importantes que se perdió durante el desarrollo de sus hijas, no obstante, el tiempo la ayudó a que luego ellas valoraron su tenacidad y sacrificios.

Dar lo mejor de sí en cada cita en tarima es su compromiso primario, pero hay algo que aprendió con el paso de los años y tiene la misma importancia para ella.

“Cuando comencé a entender que no solamente era parte del equipo y que tenía que dar lo mejor de mí musicalmente hablando, sino que en ese público había muchas mujeres que se podían sentir identificadas con mi persona, empecé a priorizar mi proyección en tarima, a dejar a un lado cualquier sentimiento de tristeza, de preocupación, cualquier problema personal, que todas tenemos, y entendí que en tarima tenía que proyectarme como una mujer decidida, emprendedora, con fuerza, con hambre de que se me escuche”, afirmó con la satisfacción de haberlo logrado.

More from Entretenimiento

Listen Live