Jerry Rivera pone a bailar a su fiel público

El salsero puertorriqueño celebró sus 30 años de carrera con un espectáculo en el Coca-Cola Music Hall

Con el aplauso y los gritos de una enérgica fanática, se presentó esta noche el salsero puertorriqueño Jerry Rivera, quien puso a bailar y a cantar de principio a fin a los presentes del Coca-Cola Music Hall en San Juan.

Junto con el concierto que dio el sábado en la noche, este espectáculo masivo es el primero que Rivera da en la isla desde el 2015, razón por la cual el reencuentro con su público fue uno sumamente especial. Esto se notó inmediatamente por la gran sonrisa y el ánimo que mostró el intérprete de salsa de 48 años. La reacción de los presentes también dejó claro que a pesar de que los ritmos urbanos han acaparado la atención en los pasados años, todavía queda un gran grupo de personas que disfrutan de la salsa romántica.

Luego de un vídeo donde se mostraba al cantante en varias presentaciones en vivo y se enseñaba parte del éxito que ha alcanzado a través de su carrera, el espectáculo abrió con el medley de los éxitos “Dime tú”, “Esa Niña” y “Nada sin ti” de su primer álbum “Abriendo puertas”, de 1990. Con estos temas, el salsero oriundo de Humacao dejó claro que la esperada velada sería una llena de ritmo, sabor y mucha nostalgia. Acto seguido, el cantante que estaba ataviado con una camisa blanca sin mangas y unos pantalones blancos, interpretó los temas “Día y noche pienso en ella”, “A ti mi nena”, y “Lloraré”. Las féminas que estaban entre el público no pararon de expresar su aprobación con cada movimiento de baile que daba Rivera en tarima, aunque fueran bastante limitados.

“¡Puerto Rico!”, gritó Rivera en medio de los gritos y aplausos del público en el recinto. “Estos dos días han sido los más importantes de mi carrera. Esta carrera ha sido una ironía, porque no me gusta hacer mucha publicidad, pero estos dos días me han demostrado el gran cariño que siento del público”, indicó Rivera.

Clásicos de la discografía de Rivera, como “No hieras más mi vida”, “Cara de niño” y “Vuela muy alto”, no pudieron faltar en la velada. Durante la presentación, el cantante estuvo acompañado en tarima con dos coristas, nueve músicos y un grupo de baile de cuatro mujeres y cuatro hombres, que lo dieron todo en tarima para entretener al público.

La puesta en escena fue una muy colorida, donde la pantalla gigante al fondo de la tarima estuvo iluminada todo el tiempo con escenas e imágenes en movimiento y de varios colores llamativos, en muchas ocasiones con las letras “JR” en el centro. De la misma forma, las plataformas donde se encontraban los músicos, así como otras áreas del escenario, también tenían pantallas de alta definición donde se mostraban imágenes en movimiento que iban en juego con la pantalla principal.

Una de las sorpresas de la noche, fue la presencia del salsero cubano Rey Ruiz descrito por Rivera como “uno de mis grandes amigos”, y quien entonó el tema “Mi media mitad”, junto al boricua. “Yo no soy de los que acepto invitaciones, pero Jerry es mi hermano. Si hay cariño entre cantantes, es entre él y yo”, expresó el salsero, quien momentos después cantó “No me acostumbro”, lo que agradó a los presentes, quienes lo acompañaron cantando las canciones, se levantaron de sus asientos y provocó que varios de los pasillos del recinto se llenarán de personas bailando al ritmo de la música.

 Durante la presentación, el cantante estuvo acompañado en tarima con dos coristas, nueve músicos y un grupo de baile de cuatro mujeres y cuatro hombres, que lo dieron todo en tarima para entretener al público. (XAVIER GARCIA)

Durante toda la velada, el cantante mantuvo interacción con el público. “Cuando comencé en la música, por alguna razón veía alegría en las damas, pero no en los varones. En parte se debía a la temática de las canciones que hacía”, explicó Rivera. “Sin embargo, está canción fue la que comenzó a devolver la alegría a los varones, porque iba dirigida a ellos”, añadió antes de escucharse los acordes del tema “Ese”, durante el cual Rivera demostró su rango vocal.

Por otro lado, otro momento lleno de emoción se dio cuando entró al escenario la querida salsera La India, a quien Rivera excusó por estar sufriendo de asma. Sin embargo, la vocalista interpretó sus éxitos “Si tú eres mi hombre” y “Mi mayor venganza”, mostrando su potente voz, limitada, claro está por la condición de salud. El esfuerzo fue recompensado con un fuerte abrazo, mientras el público se ponía de pie. La noche anterior, Rivera fue sorprendido en tarima por Tito Nieves, que le había indicado que no podía acompañarlo esa noche. Además, tuvo también como invitado al “Caballero de la salsa”, Gilberto Santa Rosa.

El llamado “Bebé de la salsa”, lleva ya muchos meses ofreciendo conciertos por Latinoamérica, Estados Unidos y Europa, donde todavía es recordado con mucho cariño y dónde lo reciben como toda una leyenda de la música tropical.

“Inexplicable e irreal”: Jerry Rivera repasa su trayectoria musical

El "Bebé de la salsa" nos cuenta cómo han sido sus 35 años de carrera.

Rivera aprovechó la noche para brindarle homenaje a uno de sus ídolos, el salsero Frankie Ruiz al interpretar los temas “La cura”, “Desnúdate mujer” y “Mi libertad”.

En las postrimerías del concierto, el salsero interpretó dos medleys de varios de sus clásicos. Uno de ellos fue de las canciones “Sólo tú” y “Cuenta conmigo”. El otro incluyó los temas “Casi un hechizo”, “Me estoy enamorando”, “Qué hay de malo” y “Amores como el nuestro”, lo que fue un verdadero festín para los fanáticos del boricua.

El cierre del espectáculo se dio con el tema “Puerto Rico”, donde Rivera estuvo acompañado por varias bailarinas vestidas con trajes típicos puertorriqueños, así como de dos hombres en zancos, que portaban banderas de Puerto Rico. Ante el aplauso y el entusiasmo del público presente, Rivera se despidió, dejando claro que tratará de no dejar pasar tanto tiempo hasta su regreso a la isla con otro de sus espectáculos.

More from Entretenimiento

Listen Live